Papá portea

Todos los nuevos papás podemos atestiguarlo; las primeras semanas son las más retadoras. Por más que nos hayan enseñado, platicado, ejemplificado de qué se trata tener a un bebé, no conseguimos entenderlo hasta estar inmersos en esos primeros días.

Y en ese remolino de nuevas vivencias, emociones y desveladas, papá puede sentirse relegado. Esto es especialmente cierto cuando la nueva mamá ha decidido amamantar. La díada mamá – bebé es tan única y mamá pasa tanto tiempo amamantando al nuevo miembro que papá no encuentra su lugar.

El primer consejo para el nuevo papá es atender a su pareja. ¿Cómo puedo participar en esos primeros días? Sé el cuidador de ese nuevo par: provee de comida y sobre todo AGUA, a tu mujer; ayuda con las labores del hogar en la medida de lo posible para que ella descanse cuando el bebé lo haga y no se estrese por cosas que no lo ameriten.

Y una vez que las necesidades básicas de tu pareja estén cubiertas, portea. Portear a tu bebé ayuda a crear ese vínculo que la mujer desarrolla con su cría por medio de la lactancia a través del constante contacto e interacción. Portear contribuye a que conozcas a tu bebé y entiendas su lenguaje y comportamiento. Y tu bebé te conocerá también.

La sensación de tener a tu bebé en tus brazos y que él se sienta tranquilo y a salvo es incomparable.

¡Inténtalo! y platicamos.

-Goretti

 

Mi bebé no me ve

Cuando tuve a mi primer hija, hace 14 años ya; amamantar era la mar de aburrido. Para empezar mis papás eran muy tradicionales, cosa que ha (¿he?) cambiado y “tenía” que irme a mi cuarto (en la casa familiar) para amamantar. Como muchas saben, amamantar y leer un libro en los primeros días es difícil porque hay que trabajar en tener un buen enganche y además en mi cuarto no había televisión.

No le echo la culpa a esto del fracaso de mi lactancia PEEEERO qué diferencia es amamantar cuando tienes un teléfono inteligente. Ahora, una cosa es que el tiempo que una nueva mamá pasa amamantando es mucho y el tener un tipo de entretenimiento lo hace más llevadero. Otra es siempre estar al teléfono cuando se amamanta, de tal manera que no se conectan nunca, o rara vez, las miradas de mamá y bebé en las sesiones.

Yo que me dedico a enseñarles a los padres cómo utilizar un cargador para llegar a conocer a su bebé de manera íntima. Cómo lograr un buen enganche para que su lactancia sea exitosa.  Poniendo siempre en primer lugar el contacto, siempre el contacto. Sin quererlo caí en la costumbre de consultar mi teléfono, casi siempre, al amamantar a mi tercera hija.

Como mamá emprendedora con negocio en línea fue muy fácil caer en la rutina de estar surtiendo pedidos, contestando dudas, arreglando inventarios, mientras amamantaba.  Era un tiempo libre, que pensaba estar utilizando sabiamente. Craso error. Acababa de leer un excelente artículo de Ibone Olza, ensalzando el contacto sobre cualquier otra experiencia al amamantar y me di cuenta en la siguiente sesión de amamantamiento: Mi hija no me veía, y no sólo eso; si notaba que yo la veía intensamente volteaba su cara como diciendo: ¿qué se trae mamá?. Tan extraña era para ella la experiencia.

Estar y no estar. Ser alimento y sólo eso. Devastador.

¿Qué hacer? En ese entonces mi niña no hablaba y decidí entonces, que cuando amamantara, iba a hablarle, a tocar su cara, a acariciar su cabello. Fue gradual, pero poco a poco volvimos a conectar.

Y ahora cuando reviso mi celular toco base para no perderme estas oportunidades de contacto en las que creo y además promuevo.

-Goretti