Blog

Crisp de manzana vegano

Tenía 6 manzanas en mi alacena que cada vez que pasaba veía a punto de caducar y nada más no se le antojaban a nadie. Aprovechando que mañana es el día del maestro y a Carlos le encanta el pay de manzana decidí hacer un postre con ellas.

Es fácil veganizar cualquier platillo cuando tienes el internet y los ingredientes. Así que no desesperen cuando vean ingredientes como mantequilla, huevo o leche. Todo es posible en la tierra del veganismo.

Con ustedes la receta.

Ingredientes:

6 manzanas de las que tengas, sin el centro y cortadas en rodajas delgadas.

1/3 de taza de miel de agave o de maple.

1/4 de taza de agua.

1 limón pequeño (su jugo).

2 de cucharaditas de arruruz o 1 de maicena.

1/2 de cucharadita de canela.

1/4 de cucharadita de nuez moscada o all spice.

1/2 taza de almendra molida o harina de almendra.

1 taza de avena.

1/2 taza de nuez pecana picada.

1/3 de taza de azúcar moscabada o la que tengas really.

1/4 de cucharadita de sal.

4 cucharadas de mantequilla vegana, yo usé earth balance; margarina o aceite de coco.

1/4 de taza de yogurt natural vegano, yo usé silk. O puedes usar también crema de alguna nuez.

Y ahora sí, el procedimiento:

Calientas el horno a 175 Centígrados.

Pones las manzanas en un recipiente para horno de 20 cms. de diámetro.

En una taza medidora mezclas la miel con el agua hasta que se mezclen muy bien. Después de se le agregan el limón, el arruruz, la canela y la nuez moscada. Se mezclan todos muy bien u se le pone encima a las manzanas. Se mezcla muy bien y se mete al horno por 20 minutos.

Mientras en un tazón mezclas la avena,la almendra molida o harina de almendra, las nueces, el azúcar y la sal. Incorpora todos los ingredientes y al final agregas la mantequilla derretida y el yogurt y vuelves a revolver muy bien.

Cuando se cumplan los 20 minutos sacas las manzanas del horno, las revuelves muy bien y encima pones la mezcla de la avena. No la tienes que aplastar ni nada.

La devuelves al horno y a los 25 o 30 minutos está listo.

Lo dejas reposar 10 minutos y luego lo sirves con nieve de vainilla o más yogurt del que utilizaste en la receta.

Enjoy!

-Goretti.

Inspirado en la receta de Cookie & Kate.

Bibimbap

El nombre de esta receta parece una canción de Hanson, pero no lo es. Es un platillo fresco y delicioso.

Estos días cocino porteando. Ella quiere estar todo el tiempo en brazos y a mi me gusta también cargarla todo lo que se pueda así que me acompaña a cocinar. Cuando porteamos, sobre todo al frente, no se recomienda utilizar la estufa ni el horno, así que opto por platillos que no lo requieran.

Este platillo en particular requiere hornear algunas verduras y el tofu pero lo hago en un hornito eléctrico para no exponer a Ella al calor.  Todo lo demás está solamente cortado, rallado o marinado. Más adelante tampoco podré cortar cosas porteando a Ella al frente porque hará el intento de agarrar el cuchillo y puede ser peligroso.

Vamos cambiando nuestras comida conforme nuestra bebé crece.

Y sin más, aquí les va la receta.

Bibimbap Vegano

Ingredientes:

200 gramos de Tofu exprimido.

2 cucharadas y 1 cucharadita de pasta Gochujang.

2 cucharadas y una cucharadita de salsa de soya.

5 champiñones en rebanadas

1 calabacita en medias rodajas.

1 zanahoria rallada.

1 cebollita de rabo cortada en lajitas finas.

1/2 pepino en cuadritos.

2 manojos de espinaca.

1/2 taza de arroz cocido (yo usé integral).

2 cucharaditas de vinagre de arroz.

1 cucharada de aceite tostado de ajonjolí.

1 cucharada de miel de maple.

1 ajo picado.

76EBA348-AF17-4CC4-8EBD-AD05B13061BF

Para exprimir el tofu le quitas el agua y lo envuelves en servilletas o una toalla limpia y le pones un plato encima por 20 minutos. Después lo cortas en cuadritos. En un plato hondo, mezclas 1 cucharadita de salsa Gochujang con 4 cucharaditas (1 cucharada más 1 cucharadita) de salsa de soya. Revuelves bien y marinas con ella el tofu. Lo dejas reposar 20 minutos.

Mientras, en el hornito eléctrico a 180 grados centígrados, pones la calabaza y los champiñones con un poco de aceite, yo usé un poquito de spray de aceite de oliva. Los salpimientas. A los 10 minutos les agregas la espinaca, a la que le pones también un poquito de aceite. A los 5 minutos los sacas. Ahora metes los cuadritos de tofu al hornito. Los dejas 20 minutos, volteándolos a los 10 minutos.

Haces la salsa mezclando 2 cucharadas de la pasta Gochujang, 2 cucharaditas de vinagre de arroz, una cucharada de salsa de soya, una cucharada de aceite de ajonjolí tostado, una cucharada de miel de maple y un ajo picado.

Y armas tu platito.

Le pones a un ladito la salsa como yo o se la agregas encima al servir.

¡A disfrutar!

Receta inspirada en la versión de Lazy Cat Kitchen.

– Goretti.

Celebrando y destetando

Del 1ero al 7 de agosto se celebra la Semana Internacional de la Lactancia Materna y este año me tocó celebrarla destetando a Elena, mi beba más pequeña.

Fue un suceso coyuntural. En un principio no sabía si iba a destetarla, aunque la idea de hacer lactancia en tándem; amamantar a dos niños a la vez, nunca ha sido una situación en la que crea sentirme agusto. Siento que para Elena, tener una hermana menor va a ser lo suficientemente difícil como para encima tener que competir por su turno al pecho de mamá.

Con Elena, la lactancia había fluido de manera natural. No teníamos fecha para que la lactancia acabara, ella no quería y la verdad es que yo tampoco, y de pronto, nos quedamos embarazados y empecé a pensar en que sería buena idea destetarla antes de que naciera su hermana.

Y también sin planearlo, me quedé en casa cuando todos se fueron de vacaciones, porque mi visa había expirado sin yo darme cuenta, y entonces la posibilidad de destetar se fue haciendo más real. Elena estaría una semana sin mí y por lo tanto sin tomar su tepté (pecho). Valía la pena intentarlo.

Una vez que regresó toda la familia de vacaciones, Elena no tardó en pedir pecho de nuevo y platicamos de que su hermana estaba preparándose para nacer y que había que guardarle la lechita para que se alimentara así como ella lo había hecho, por 3 años y dos meses ya.

Tuvo muchas dudas, y de vez en cuando vuelve a sacar el tema de qué tal si mientras nace la bebé le doy tepté a ella y ya que nazca deja de tomar, pero de alguna manera siento que sería más difícil para ella teniendo ya a la bebé aquí. Entonces lo volvemos a platicar y ya está.

Cada una de mis lactancias ha sido más larga que la anterior; 3 meses con Emma, 1 año y 5 meses con Camila y 3 años y 2 meses con Elena, todas han sido diferentes y enriquecedoras a su manera. Y aquí seguimos, en este camino lechero en el que quiero inspirar a más mamás a lactar y a disfrutar sus lactancias.

Todavía nos queda un buen tramo.

-Goretti.

Aderezo 3-2-1

Les comparto uno de mis aderezos favoritos. Es rico y fácil de preparar. Es el aderezo que uso en la mayoría de mis ensaladas. Y es fácil de memorizar:

3 cucharadas de vinagre balsámico.

2 cucharaditas de miel de maple.

1/3 de taza de aceite de oliva.

Sal y pimienta al gusto.

Se revuelve todo y listo.

Se puede guardar en el refri en un recipiente sellado. Yo lo hago en un mason pequeño y ahí lo guardo.

Muy sencillo ¿no?

Tomado del libro Everyday Cooking de Minimalist Baker.

– Goretti.

 

La bebé inglesa

Me topé recientemente con una nota que le dejó mi mamá a mi abuelita un fin de semana que se ausentó cuando tenía yo 10 meses.  Hay varias cosas que me asombran y algunas más que me duelen.  Ya me había contado mi mamá que antes se introducían muchos alimentos antes de los 6 meses y se acostumbraba dar té a los bebés para saciar su sed.

A mi tan pronto despertaba me daban 3 onzas de té con 3 onzas de leche clavel (¿qué?), una cucharadita de cereal de avena y un chorrito de miel. (espero que haya sido karo por el peligro, ahora conocido, de contraer botulismo por el consumo temprano de miel de abeja).

Asumo que ya no me amamantaba; aparecen en mi horario dos biberones de leche sin especificar las onzas, adicionados con cereal de arroz.  Se me daban antes de dormir, seguramente para que me cayeran pesados y no despertara seguido o muy pronto.

Estos horarios que ahora me parecen descabellados, tanto por lo que he aprendido de lactancia materna, apego y alimentación infantil, aún son recomendados por muchos pediatras de la vieja y nueva guardia.  Y algo que he entendido recientemente también es que los pediatras tienen poca o nula educación en nutrición infantil a menos de que hayan hecho algún diplomado o especialidad al respecto.

Lo que quiero decir es que no deberíamos preguntarle a un pediatra qué darle de comer a nuestros bebés sino darle ese trabajo a un nutriólogo. O podríamos exigir que nuestros pediatras tuvieran capacitación sí o sí de lactancia materna y alimentación del lactante y del niño.

IMG_4635

Entrando en las partes dolorosas, no se me deja de encoger el corazón cuando leo las palabras: “se le deja en la cuna con su biberón de té para que se duerma. Si se termina el té y sigue llorando lo más probable es que tenga sed y quiera más té.” O tal vez quiera ver a su mamá o que la carguen o que la consuelen…

Todos los papás hacemos lo mejor que podemos con las herramientas que tenemos a la mano. Recientemente en el diplomado que curso de lactancia materna y salud mental nos sugerían analizar nuestra propia historia: ¿fuimos amamantados? ¿cuánto tiempo? ¿cómo se sentía nuestra mamá al hacerlo? ¿cuál era el contexto? ¿cómo nos sentimos nosotros cuando se nos habla de ello?  A veces es doloroso siquiera acercarse a averiguar. Yo me acerco a tientas con estos trocitos de información.  Poco a poco iré formando mi historia.

-Goretti.

 

 

Evidentemente ciegos

Nos llega un suplemento de bebés en nuestro periódico local. Lo abrimos para ver consejos y artículos que podrían interesarnos. En la portada, patrocinando el mismo suplemento, nos anuncian una nueva marca de productos para bebé. Una tierna imagen de una mamá y un bebé bajo una sábana ilustran lo bonitos que pueden ser esos primeros días.

Dentro del suplemento, la cuarta y quinta páginas son enteras de esta nueva marca: Well Beginnings.  Sus productos incluyen pañales, fórmulas (lácteas), toallitas húmedas, dosificadores de fórmula, cortauñas, cucharas, entre otras cosas.  Una vez más lo acompaña la foto de una mamá y su adorable bebé. Hermosas imágenes. ¡Qué placentera publicidad!

IMG_4545

¿Qué es lo que no estamos viendo? ¿Qué se nos escapa? La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) adoptaron en 1981 el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna para proteger a las madres y a sus bebés de las prácticas inapropiadas de las compañías de leche de fórmula, biberones, tetinas, alimentos y bebidas para bebés y niños pequeños.  Este Código parte de la preocupación de mantener la práctica de la lactancia materna para mejorar la nutrición y salud de lactantes, niños de corta edad y sus madres.

El Código, grosso modo,  prohíbe a la industria de alimentos infantiles dar suministros gratuitos a hospitales; promover sus productos directamente a madres y al personal de salud; utilizar imágenes de bebés en sus productos o publicidad; dar regalos a madres o trabajadores de salud; dar muestras gratis a familias y promover alimentos y bebidas para menores de 6 meses. Asimismo reglamenta el etiquetado para que se mencionen las consecuencias del uso de sucedáneos en la salud y se hable de la superioridad de la leche materna.

Este anuncio rompe con varios de los estatutos del Código al que México, como Estado miembro de la OMS, está suscrito. Primeramente el Código prohíbe la publicidad y promoción de los sucedáneos de la leche destinada al público en general. Además en la publicidad se utilizan imágenes y textos que idealizan el uso de la fórmula láctea.  Por un lado, se utilizan imágenes de bebés y por otro se habla de que la alimentación con la fórmula de Well Beginnings ayuda a prevenir alergias y es ideal para una sana alimentación y un óptimo desarrollo.  Por último no menciona las ventajas y superioridad de la lactancia natural, otro estatuto del Código que debe ser respetado por todos los productores de fórmulas en publicidad y etiquetado.

Esta y muchas otras transgresiones al Código suceden diariamente en folletos, promociones, inclusive en las muestras que los mismos pediatras dan a sus pacientes.  Una realidad tan evidente que no la vemos.

-Goretti.

 

 

 

¿De dónde viene lo que comemos?

Todas las semanas voy a la actividad de huerta en la escuela de mis niñas. Es una actividad que gozo porque ambas se dan cuenta de dónde vienen las cosas que comemos.  Aún y cuando desde muy pequeñas nos han acompañado a Carlos y a mí al supermercado y se han aprendido nombres complicados, como pimiento, mientras nos ayudan a llenar el carrito, es importante que conozcan de dónde viene la comida y qué es lo que se requiere para que las frutas y las verduras crezcan y finalmente nos las podamos comer.

El ciclo pasado sembraron una espinacas y la otra chícharos, y a partir de la cosecha son dos alimentos que les gusta incluir en sus comidas cada que pueden. En Navidad y Candelaria hicimos tamales por ejemplo y fueron los dos ingredientes principales.

A la casa también llegan verduras sembradas localmente en Cadereyta. Cada semana una vecina nos pasa la lista de lo que está listo para ser cosechado y nos llegan a la casa frutas y verduras llenas de sabor.

IMG_9675

Hay varias cosas que me gustan de recibir verduras cosechadas localmente:

  1.  Comer lo que hay en temporada; esto ayuda a que los sabores sean intensos en tus preparaciones y que aproveches lo que la naturaleza ha trabajado para crear en estos meses.  La cosecha del verano  por ejemplo está llena de frutas y verduras con mucha agua que nos ayuda a permanecer hidratados.
  2. El descubrir las diferencias en el tamaño de las frutas y verduras cosechadas con las que compras en el súper. Las zanahorias, tomates, papas, manzanas y aguacates por ejemplo son mucho más chicos, pero la coliflor, el apio y los cebollines son gigantes a comparación.  Para muestra un botón:

10742135040_IMG_1355

3. Por último, comprar local ayuda a las comunidades cercanas a seguir plantando y cosechando.

Pensando que es un poco más costoso, podemos comprar algunas cosas de esta forma y otras en el súper y así equilibrar salud y bolsillo.

Y a propósito de este apio gigante que llegó hice esta receta del sitio de cookie and kate.  Muy rica e ideal para botanear.

10741225760_IMG_1386

Aceitunas con apio

2 tazas de aceitunas troceadas (sin semilla)

1 taza de apio en cubos

1/2 taza de almendras tostadas y troceadas

1/2 taza de queso parmesano (puede omitirse para que sea vegano)

1 ajo en láminas muy delgadas

1 cucharada de vinagre de vino blanco

2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen

Sal y chile quebrado al gusto.

Procedimiento:

Revolver todo y acompañar de tostadas o pan.

-Goretti.