Pan de plátano

Con una adolescente en casa que puede comerse tres plátanos en un día y luego ignorarlos por una semana siempre tengo un par de plátanos maduros, listos para ser convertidos en delicioso pan de plátano.

Les dejo una receta sencilla que pueden hacer en un solo tazón.

Necesitas:

3/4 de taza de nuez pecana picada.

1/3 de taza de aceite vegetal.

1/2 taza de miel de maple (o miel de abeja).

2 huevos (o 2 cucharada de linaza molida disueltas en 6 cucharadas de agua).

1 taza de plátanos machacados.

1 cucharadita de extracto de vainilla.

1/2 cucharadita de sal.

1/2 cucharadita de canela.

1 y 1/3 de taza de harina.

1 cucharadita de bicarbonato de sodio.

1/4 de taza de leche vegetal o agua.

Procedimiento:

Precalienta el horno a 165 grados Centígrados (o 325 grados Fahrenheit) y engrasa un molde para pan de 9×5 pulgadas. (otra opción es ponerle papel encerado).

Pon la nuez en una bandeja y hornéala por 5 minutos volteándolas a la mitad. Deja el horno prendido.7592026880_IMG_1195

En un tazón grande, bate el aceite y la miel. Agrega los huevos o la linaza y vuelve a batir.

Agrega los plátanos y la leche y vuelve a batir.  Agrega el bicarbonato, la vainilla, sal y canela y bate hasta que todo quede incorporado. Cambia  el batidor por una cuchara grande e incorpora la harina. Incorpora después suavemente las nueces.

Distribuye la masa en el molde preparado.

Espolvorea canela y haz un diseño en zigzag con un palillo o cuchillo para mantequilla para un efecto marmoleado.

Hornea por 55 ó 65 minutos. Hasta que un palillo salga limpio al insertarlo en medio del pan. Deja que el pan se enfríe en el molde por 5 minutos y luego transfiérelo a una rejilla para que termine de enfriarse por 30 minutos.

Disfrútalo solo, con algún untable sabor chocolate o con un poco de margarina.

7591959152_IMG_1201

Receta inspirada por Kathryne Taylor, autora del libro Love Real Food.

Berenjena con garbanzo

Muchas de mis recetas responden a lo que tengo en el momento en el refri, y a veces a lo que tengo en el refri a punto de echarse a perder; tal es el caso de esta berenjena.  Inspirada en una receta de The First Mess. Ahí les va:

Ingredientes:

1 berenjena cortada en cuadros.

3 cucharaditas de aceite vegetal.

1 lata de garbanzos, enjuagados con agua para quitar el exceso de sal.

1 cebolla picada.

1 chile serrano sin semillas y picado.

3 ajos picados.

1/2 cucharadita de comino molido.

1/2 cucharadita de cilantro (coriander) molido.

1/2 cucharadita de caraway molido (omitir en caso de no tenerlo).

2 tazas de tomates cortados, pueden ser frescos o en lata.

1 taza de caldo vegetal.

1/4 taza de perejil.

1 limón.

Procedimiento:

Se corta la berenjena y se pone en un colador con 1 cucharada de sal. Se revuelve para que toda la berenjena quede salada y se deja reposando, de media a una hora.

Cuando transcurrió el tiempo deseado enjuagamos la berenjena con agua y secamos con toalla o servilleta.

Ponemos a fuego medio un sartén con una cucharadita de aceite y cuando esté bien caliente ponemos la berenjena. Podemos hacerlo por tandas, de tal manera que sellemos la berenjena por todos los lados y que quede ligeramente café y se vea jugosa. Agregamos una cucharadita de aceite por tanda si es necesario. Yo usé dos cucharaditas porque fueron dos tandas.

Sacamos la berenjena del sartén y la ponemos sobre un plato con servilletas para que absorban el aceite. Reservamos.

En una olla que no sea reactiva al tomate (de preferencia que no tenga teflón) ponemos una cucharadita de aceite y cuando esté caliente agregamos la cebolla y el chile. Meneamos hasta que la cebolla esté transparente y agregamos el ajo y las especies: comino, cilantro y caraway. Revolvemos por 30 segundos y luego agregamos los garbanzos y salpimentamos al gusto. Revolvemos muy bien de tal manera que los garbanzos queden bien impregnados de las especies y agregamos los tomates y el caldo vegetal.

Llevamos a ebullición y dejamos que hierva en fuego bajo por 10 minutos, después incorporamos la berenjena y dejamos que vuelva a hervir. Apagamos y agregamos el perejil y el jugo del limón.

Servimos con arroz, quinoa o algún otro cereal.

Me platican si lo intentan.

¡Provecho!

 

7589909376_IMG_1128